Esta semana han empezado las Jornadas de Acompañamiento Lingüístico con Alicia Gómez y la respuesta no puede ser más positiva. Hemos hablado con ella para que nos cuente sus primeras impresiones y cómo ha sido la acogida de los compañeros.


¿Cómo te han recibido en el servicio de Hospitalización?

Todo ha sido muy fácil. Enseguida hemos cogido una rutina de acompañamiento para no interferir en el trabajo. Aprovechamos cada ocasión para ir practicando, hablar, recordar vocabulario y conocer expresiones prácticas de atención al paciente. Yo no hago de interprete, lo que hago es un ayudar en la comunicación para lograr que los trabajadores se sientan autónomos para atender a los pacientes de habla inglesa.

¿Hay muchos pacientes extranjeros en Policlínica?

Sí, tenemos un porcentaje significativo. Además, aunque sean de otro país, el inglés siempre es el idioma vincular.

¿Te requieren más para el lenguaje técnico o para el coloquial?

Las dos cosas. Hay una rutina en las plantas y practicamos en los diferentes momentos del día para que los trabajadores consigan tener el vocabulario necesario atendiendo a la situación. El objetivo es lograr una atención empática con los pacientes, que la comunicación no se vea restringida por falta de recursos lingüísticos y, también, que puedan entender sus peticiones.

¿Cómo organizas ese acompañamiento?

Todo está muy organizado y en cada momento del día se realizan unas gestiones, no es lo mismo cuando se está sirviendo la comida que cuando se hace la ronda. Yo utilizo mucho los pasillos para hacerme ver y que me pregunten cosas y resolver dudas. Si la situación lo permite, entro en la habitación y ya hay pacientes que nos han agradecido esta atención. Poder comunicarse en este entorno sanitario es muy importante para ellos.  

¿Con qué personal dentro de hospitalización estás trabajando?

Con todos. Con el personal de enfermería, con auxiliares, con personal de limpieza y con un fisioterapeuta que también está en estas plantas. A los médicos también les comento que estoy allí por si me necesitan.  

¿Te buscan o te rehúyen?

Me buscan, me buscan. De hecho, ayer me dieron un walkie para tenerme localizada. Además, estoy empleando muchas técnicas de coaching para que se sientan cómodos con el acompañamiento y para que logremos cambiar el “se me da fatal el inglés” por el “estoy aprendiendo”.