La electroterapia es un tratamiento que utiliza corrientes eléctricas para producir un efecto analgésico en zonas afectadas por dolor nervioso, por inflamación o por lesiones de músculos, huesos, tendones, ligamentos, articulaciones o cartílagos.

Eric Motos, fisioterapeuta de ‘Cuidándote’, afirma que “la sesión perfecta es la que combina terapia manual y aparatología”. De esta última se pueden destacar:

  • Tecarterapia. Es una técnica que consigue aplicar calor en zonas profundas del cuerpo para reactivar el metabolismo y favorecer la recuperación de lesiones.
  • TENS. (Estimulación Nerviosa Eléctrica Transcutánea) Consiste en la aplicación de corrientes eléctricas con electrodos para tratar y eliminar el dolor gracias a la hiperestimulación de las fibras sensitivas.
  • Ultrasonido. Son ondas mecánicas que realizan un masaje a nivel celular e intracelular de alta frecuencia.

OTRAS VENTAJAS:

Además de calmar el dolor y solucionar lesiones, la electroterapia tiene otras ventajas asociadas y nada desdeñables:

  • Efecto antiinflamatorio.
  • Como nivelador del flujo sanguíneo.
  • Nos permite evitar lesiones al fortalecer los tejidos.
  • Produce endorfinas y, con ello, nos aporta sensación de relajación.

CONTRAINDICACIONES:

Aunque sus beneficios son indudables, la electroterapia está contraindicada para ciertos pacientes. Por este motivo, es fundamental el informe previo que el fisioterapeuta realiza antes de iniciar la terapia. Vamos a ver los casos en los que su utilización no está recomendada:

  • En mujeres embarazadas.
  • Si se padecen enfermedades infecciosas en la piel.
  • Cuando se tiene marcapasos.
  • Si el paciente ha sido operado con prótesis de osteosíntesis, es decir, para unir huesos.
  • Personas que sufren varices.

La electroterapia siempre debe ser aplicada por profesionales que saben cuáles son las mejores terapias para cada paciente. Eric y todos los compañeros fisioterapeutas del programa ‘Cuidándote’ saben cómo ayudarte. 😉