Es inevitable volvernos un poco locos cuando queremos cuidar nuestra alimentación. Por eso, es importante contar con la opinión de expertos que nos asesoren sobre lo que es más saludable y lo que nuestro cuerpo tolera mejor o peor.

  • Antes: No se pueden tomar más de dos huevos a la semana, son malos para el colesterol.
  • Ahora: En una dieta equilibrada se puede tomar un huevo al día.
  • Antes: El azúcar aporta energía.
  • Ahora: El azúcar es el veneno blanco.
  • Antes: Hay que tomar proteínas animales.
  • Ahora: Hay que limitar el consumo de carne roja.

En Grupo Policlínica contamos con los profesionales más cualificados en todas las áreas, por este motivo, también tenemos un servicio de nutrición donde resolver cualquier duda y guiarnos en los procesos que queremos emprender, ya sea bajar de peso, aumentarlo, adaptar dietas a circunstancias concretas, valorar intolerancias y alergias…  


EXPERTOS PARA UN MENÚ RESPONSABLE

Cuando nos referimos a los niños y a sus necesidades alimentarias la responsabilidad nos hace dudar mucho más y cobra mayor importancia tener un especialista que nos asesore. Eivikids, la escuela infantil para los hijos de los trabajadores de Grupo Policlínica, cuenta con expertos en nutrición que elaboran los menús más saludables para los pequeños de la casa. Además, reciben el asesoramiento de la nutricionista, Sonia Torres, para poder atender cualquier necesidad específica.

Con los niños las pautas o, más bien, las prácticas han cambiado mucho. Abuelos y padres tienen duros debates sobre lo que pueden comer o no las criaturas. Si bien los primeros acatan las instrucciones de los pediatras, los abuelos defienden sus argumentos aferrándose a la experiencia. Lo cierto es que hay hábitos contra los que los especialistas llevan tiempo peleando como: mojar el chupete a los niños en leche condensada, basar las meriendas en galletas, darles casquería sin medida…

No hay que obligar a los niños a comer

Si hay algo en lo que sí hay consenso es que no hay que obligar a comer a los niños. Muchos trastornos de la alimentación provienen de la infancia y de la tortuosa relación con la comida. El “no te levantas de la mesa hasta que no te lo termines todo” o “si no te lo acabas ahora te lo pongo en la cena” son frases que deberían estar desterradas. ¿Da rabia cocinar para que los hijos coman cuatro cucharadas? Sí. Pero hay que respetar sus tiempos y la capacidad que tienen para ingerir en cada momento evolutivo. La bloguera Lucía Mi pediatra lo explica muy bien cuando dice que los padres deben elegir la calidad y los hijos la cantidad.

Lo que está claro es que cada persona es un mundo independientemente de la edad que tenga. No podemos pretender que los adultos nos alimentemos todos de la misma manera y con los niños debemos ser igual de respetuosos. Y, sobre todo, ante la duda no cabe la experiencia que ha servido a otros, lo más recomendable es dejarnos guiar por un profesional.