De niños tenemos el instinto natural de jugar. Nadie tiene que enseñarnos, surge de una manera espontánea y es nuestra forma de relacionarnos, de aprender y de desarrollar nuestra creatividad.

Por eso es importante que nos tomemos muy en serio el juego en los niños, que les demos el espacio, el tiempo y los recursos para poder hacerlo con libertad y con el mínimo de condicionantes. Aunque es importante que los padres pasen tiempo jugando con sus hijos, lo cierto es que a menudo condicionan su expresividad con reglas y límites poco productivas.

El juego, que es uno de los derechos fundamentales de los niños, es una potente herramienta para socializar ya que los ayuda a familiarizarse con el entorno y a conocer las reglas del trabajo en equipo y la colaboración.

¿Cómo se pueden potenciar todos los beneficios del juego en la infancia? Fomentando que sea con otros niños. Y esto en Eivikids lo saben muy bien. La escuela infantil para los hijos de los trabajadores de Grupo Policlínica, saben que el juego entre niños en edades tan tempranas, como son entre los 0 y los 3 años, es fundamental para su desarrollo físico y mental.

Vamos a ver algunas ventajas que tiene en su desarrollo jugar con otros niños:

  • Descubren reglas y normas. Poco a poco van descubriendo que deben ponerse de acuerdo con el resto para poder jugar y alcanzar objetivos.
  • Aprenden. Cada participante en el juego puede saber cosas diferentes que termina exponiendo a los demás, con lo que van aprendiendo unos de otros.
  • Hacen ejercicio físico. Cuando hay niños se fomenta el juego activo tan importante contra el sedentarismo.
  • Fomenta la competitividad positiva. Retarse no tiene por qué tener una connotación negativa. Cuando existe la posibilidad de ganar en un juego los niños se esfuerzan por conseguir objetivos.       
  • Se relacionan entre iguales. Es importante porque ninguno tiene un papel de supervisión sobre el otro.
  • Aprenden a compartir. ¿Qué le gusta más a un niño que los juguetes del otro? Si quieren investigar los juguetes de los demás, ellos tendrán que ser generosos con los suyos.
  • Es fundamental para consolidar su identidad. Van identificando a aquellos niños más afines y con los que prefieren jugar.  

A veces es difícil tener otros niños cerca para jugar, pero en Eivikids tienen el ambiente y los recursos adecuados para que los niños juguen, se diviertan y aprendan.