Los beneficios de pasar tiempo en la naturaleza son innegables: reducción del estrés, mejora del estado de ánimo, aumento de la actividad física, fortalecimiento del sistema inmunológico, mejora de la creatividad… Pero ¿por qué no aprovechar estas salidas al aire libre, además, como una oportunidad para mejorar nuestro nivel de inglés?

Para nuestra profesora de inglés, Alicia Gómez, es esencial que el aprendizaje del idioma sea una experiencia divertida y estimulante, evitando que se convierta en una obligación que pueda llegar a generar frustración.

CÓMO NOS ENSEÑA LA NATURALEZA INGLÉS

  • Describir el entorno que exploramos durante nuestras rutas nos permite enriquecer nuestro vocabulario, tanto en términos específicos relacionados con el medio ambiente como en el uso de adjetivos.
  • Antes de comenzar la excursión puedes leer guías en inglés que expliquen la travesía que vas a realizar. La lectura te brindará la oportunidad de ampliar tu vocabulario, mejorar tu comprensión de lectura y aprender más sobre el entorno que vas a visitar.
  • Participa en excursiones guiadas o actividades al aire libre organizadas por grupos de habla inglesa. Esto te brindará la oportunidad de practicar la conversación mientras tu oído se acostumbra al idioma de manera natural.
  • Disfruta de juegos tradicionales, pero ahora en inglés. Por ejemplo, jugar ‘I Spy’ (‘Veo, veo’) puede ser una divertida forma de enriquecer tu vocabulario mientras aprecias el entorno natural que te rodea.

Saca el máximo partido de esos ratos disfrutando en la naturaleza para mejorar tu nivel de inglés, pero recuerda que en Cuidándote tienes clases personalizadas para trabajar las áreas específicas que necesitas.