La presencia de socios en los gimnasios durante los meses de verano desciende en un 30% y es que no es de extrañar que con la llegada del buen tiempo los deportes al aire libre ganen protagonismo. Por este motivo, el catálogo de actividades de ‘Cuidándote’ disponibles para los trabajadores de Grupo Policlínica se ha modificado y ha presentado opciones para disfrutar al máximo de las buenas temperaturas estivales.

Una de estas propuestas es Beach fitness, un entrenamiento cardiovascular que se realiza en la playa de Talamanca los sábados a las 8:30 de la mañana para que ni el calor ni la presencia de gente nos condicione el esfuerzo. ¿Se puede tener un mejor escenario para cuidarse?

La resistencia que presenta la arena hace que nuestros músculos necesiten un mayor esfuerzo para realizar cada ejercicio

Todos sabemos los beneficios que suponen las actividades cardiovasculares para nuestro cuerpo y, también por qué no decirlo, para nuestra mente. Se queman calorías, activamos nuestro corazón, disminuye la resistencia a la insulina, optimiza el metabolismo, reduce la inflamación, tonifica los músculos…

Realizar estos ejercicios en la playa va a lograr potenciar todo el esfuerzo, de tal manera que el consumo energético puede llegar a ser el doble que si se realizara en cualquier otra superficie. La resistencia que presenta la arena hace que nuestros músculos necesiten un mayor esfuerzo para realizar cada ejercicio lo que consigue que los resultados sean mucho más rápidos. Otro factor importante es el mar. El agua, además de refrescarnos, nos abre un inmenso abanico de ejercicios que pueden ejecutarse aprovechando la flotabilidad y, también como la arena, la resistencia.  

Aunque nuestro monitor de beach fitness, Rubén García, sabe perfectamente cómo sacar partido a estas sesiones entrenamiento, vamos a ver una posible tabla de ejercicios para realizar en las paradisiacas playas de Ibiza. 😉

  • Correr o andar a velocidad rápida por la orilla. La tentación de ir descalzo es grande pero es importante llevar un calzado adecuado para evitar lesiones.
  • Saltos. Un ejercicio estupendo para subir pulsaciones de manera rápida y quemar calorías.
  • Sentadillas. En la arena vamos a tener que hacer un esfuerzo un poco mayor para lograr mantener el equilibrio.
  • Zancadas. Hay que conseguir que la rodilla de la pierna que se queda atrás toque la arena.
  • Planchas. Para trabajar todo el cuerpo y añadir fuerza al entrenamiento, las planchas son de lo más efectivas.
  • Caminata marina. Andar con el agua a la altura de la cintura y a la mayor velocidad que puedas.
  • Nadar. No hay nada mejor que terminar una sesión de entrenamiento nadando.

Para comenzar a hacer beach fitness es importante tener la supervisión de un profesional que mida los esfuerzos y que te ayude a evitar lesiones. Tu clase en la playa te espera todos los sábados para que el fin de semana también te cuides.