En 2010 la OMS definió la osteopatía como una profesión sanitaria independiente que incorpora conocimientos médicos y científicos actualizados en el cuidado del paciente. Roberto Abitbol, experto en osteopatía humana y equina, nos ha desvelado los secretos de esta especialidad que da esperanza a todas aquellas personas con dolores crónicos a los que la medicina tradicional no ha conseguido dar solución.

El proyecto ‘Cuidándote’ quiere ofrecernos un cuidado global, por eso incluye sesiones de osteopatía para tratar esas lesiones que nos restan calidad de vida. Roberto Abitbol comenta en esta entrevista que las lesiones más comunes en nuestro ámbito sanitario son las de cervicales y las de pelvis, consecuencia en parte de permanecer de pie tantas horas seguidas. Pero tal como asegura estos dolores tienen las horas contadas: “Nunca he dado más de 7 sesiones para curar un problema”.

Sigue leyendo para conocer rápidamente en qué cosiste la osteopatía y cómo puede ayudarte.

“Si te duele algo y no hay un motivo como un golpe, una caída o un esguince el osteópata es el único que va a poder solucionarlo”


La osteopatía y la fisioterapia, ¿son complementarias o qué las diferencia?

Son complementarias, pero no se parecen en nada, solo en que son técnicas manuales, aunque la fisioterapia también cuenta con aparatología. La terapia manipulativa de articulaciones es específica de la osteopatía. La diferencia entre una lesión traumática, que es lo que tratan l@s fisioterapeutas, l@s traumatólog@s y l@s médic@s en general, y una lesión osteopática es que esta no conlleva una destrucción de estructura. El osteópata manipula una estructura sana pero mal posicionada. En medicina el concepto de lesión es algo dañado.

Por eso los problemas de columnas no traumáticos, es decir, yo me levanto una mañana y me duele la espalda, nunca quedan solucionados con medicina tradicional porque cuando hacen una exploración no ven nada dañado. Se trata de un bloqueo articular de una estructura sana pero mal posicionada. Si te duele algo y no hay un motivo como un golpe, una caída o un esguince siempre es una lesión osteopática. Hay que acudir al osteópata porque es el único que va a poder solucionarlo.

¿En qué consiste la primera consulta o toma de contacto con un paciente?

Realizamos test de posicionamiento y movimiento. Comprobamos si una articulación está bloqueada, su movimiento está alterado y restringido. Cada estructura tiene un movimiento fisiológico y si es fisiológico es porque hay lesión y puede corregirse.

No hacemos un diagnóstico por síntoma, no tratamos el dolor, esta es otra de las diferencias con la fisioterapia. Yo quiero saber el origen de ese dolor.

¿Puede la osteopatía evitar tratamientos más invasivos como la cirugía o una medicación continua?

Totalmente. Yo empecé en Grupo Policlínica en 2008 y había tres médicos que se iban a operar la columna por hernias discales. Yo le dije a los tres médicos, oye para operaros siempre hay tiempo, venid a verme antes. Pues están asintomáticos y no se han operado.

¿Cómo saber cuándo un tratamiento de osteopatía puede mejorar nuestra calidad de vida?

En Grupo Policlínica son l@s médic@s los que derivan a los pacientes a osteopatía porque lo conocen. En todos los países del mundo funciona así, pero en España no, aún estamos muy chapados a la antigua. Policlínica es uno de los pocos hospitales de España con servicio de osteopatía permanente. La mejor forma de saber si hay que ir a un osteópata es cuando ves que te duele algo, pero no hay motivo aparente para ese dolor. Por ejemplo, el síndrome de túnel carpiano es una lesión que se opera, pero los osteópatas lo curamos.

¿Hay una duración aproximada de las sesiones o tratamientos?

Depende del tipo de lesión. Tenemos en la cabeza que las lesiones más graves son las que más duelen y no siempre es así. Yo nunca he dado más de 7 sesiones para curar un problema. Primero hay que curar el problema y luego hacer sesiones para prevenir.

En el caso de los profesionales sanitarios, ¿qué beneficios puede aportar la osteopatía teniendo en cuenta las exigencias de su trabajo?

Las lesiones más frecuentes en personal sanitario son las de pelvis, ya que están muchas horas de pie y adoptan posturas de comodidad para poder aguantar, son posturas que acabarán provocando un desequilibrio pélvico. También es frecuente la lesión cervical porque muchas veces se trabaja con la cabeza agachada precisamente porque estar de pie. Vemos lesiones en toda la columna, pero principalmente en la zona cervical y pélvica.

La seguridad con la que Roberto Abitbol habla de su profesión nos genera total confianza para poner en sus manos esos dolores recurrentes que arrastra nuestro cuerpo.  No dejes pasar la oportunidad que nos brinda ‘Cuidándote’ y reserva una consulta.