Uno de los desafíos en las consultas de fisioterapia es abordar el dolor crónico. Aunque no se trate de dolores intensos o limitantes, la persistencia del dolor puede generar un estrés significativo para quienes lo experimentan. La fisioterapia es un pilar fundamental en la gestión del dolor crónico ya que, además de trabajar para aliviar los síntomas inmediatos, se centran en abordar las causas subyacentes y mejorar la funcionalidad general del cuerpo.

Beneficios de la fisioterapia para dolor crónico

La fisioterapia utiliza ejercicios específicos y técnicas de movilización y fortalecimiento muscular con el objetivo de aliviar el dolor, mejorar la función y prevenir futuras complicaciones. Y lo hace gracias a:

  • Las evaluaciones personalizadas de cada paciente, lo que incluye identificar la causa subyacente del dolor y la contextualización con el historial clínico.
  • Ejercicios terapéuticos específicos para fortalecer, mejorar la flexibilidad y corregir desequilibrios.
  • Utilización de aparatología con terapias de frío, calor, ultrasonidos y electroterapia.
  • Abordaje multidisciplinario con profesionales de otras especialidades.
  • Estrategias de acondicionamiento físico dirigidas a mejorar la postura, la ergonomía y prevenir recaídas por una misma causa.

Otras estrategias para reducir el dolor crónico es intentar manejar el estrés, realizar ejercicio de manera regular, tener rutinas de sueño constantes, adoptar hábitos alimentarios saludables, apoyo psicológico y, sobre todo, tener una actitud proactiva y responsable por buscar soluciones.

La fisioterapia es una herramienta útil que ayuda a aliviar los dolores crónicos y, por tanto, conseguir mejorar la vitalidad al diseñar programas personalizados. De lunes a viernes tienes sesiones de fisioterapia tanto en Vila Parc como en San Antonio para tratar cualquier molestia que esté condicionando tu día a día.