¿Está la salud mental de moda? Durante la pandemia hemos sido conscientes del agotamiento mental que teníamos. Hemos vivido un tiempo en los que teníamos grandes responsabilidades, entre ellos cuidar nuestra salud y de la de nuestro entorno, pero teníamos muy limitados los tiempos de ocio o de poder compartir tiempo con nuestros seres queridos. Esto nos ha llevado a admitir que estábamos cansados, que no teníamos nuestras necesidades emocionales satisfechas, que necesitábamos ayuda…

Los medios de comunicación y las redes sociales han dado voz a personas que han normalizado manifestar que no nos encontramos bien psicológicamente. Minaya Benavente, psicóloga del proyecto ‘Cuidándote’ de Grupo Policlínica, afirma que esta tendencia es positiva porque se ha conseguido que la gente acuda a los profesionales adecuados y dejen de pasar vergüenza por pedir ayuda emocional.


¿Está superado el proceso que hemos conocido como fatiga pandémica?

No, de hecho, ahora es cuando van a salir muchos problemas. Después de la tensión acumulada viene el cansancio físico que tiene mucho que ver también con el mental y con el psicológico. Mientras estábamos con el momento álgido de la pandemia hemos estado en una situación de súper alerta y los profesionales sanitarios no se han podido ni escuchar. Estamos todos agotados psicológicamente.

¿La visibilización de la salud mental en medios de comunicación y en las redes sociales está siendo positivo o se está normalizando el encontrarse mal?

Yo creo que es positivo. Ir al psicólogo se está normalizando y, además, se está buscando ayuda en los profesionales adecuados. Antes se iba a hablar con la vecina o con algún familiar pero la visibilidad que se ha dado desde la pandemia ha normalizado que la gente deje de sentir vergüenza por cuidar la salud mental. Cuando ya hay sintomatología como trastornos del sueño, apatía o irascibilidad es porque se han pasado ciertos límites que no se han sabido gestionar. Yo no creo en la afirmación “pon un psicólogo en tu vida” pero la verdad es que solemos acudir cuando ya estamos demasiado tocados, si reaccionáramos antes evitaríamos que los problemas se convirtieran en trastornos. Cuando nos duele el alma nos resulta más complicado pedir ayuda.

¿Qué conflictos se están viendo más en las consultas?

Sobre todo, ansiedad, pero también estamos viendo personas que se replantean su vida porque durante la pandemia se han dado cuenta de que no son felices y no son capaces de tomar decisiones porque tienen miedos y se sienten paralizados. Pero en general la mayor parte de los pacientes presentan ansiedad y también hipocondría, aunque esto cada vez menos.

¿Está tendencia de desarrollo personal de ser siempre feliz y ser tu mejor versión… es positivo y ayuda o genera muchas frustraciones por no ser capaz de alcanzar esa perfección?

Es que es imposible ser feliz todo el tiempo. Si estuviéramos felices 24 horas al día no apreciaríamos la felicidad. A mí me puede encantar el chocolate pero si me lo como todos los días a todas horas, lo voy a aborrecer. Hay que darse cuenta de lo afortunados que somos en la vida o no, depende las circunstancias por las que estemos transitando, pero esto de ser feliz todo el tiempo es vender humo y genera muchas frustraciones. Aunque quieras a tu familia puede haber enfados, aunque nos encante viajar puede haber retrasos u hoteles equivocados… Hay momentos puntuales de felicidad pero no durante las 24 horas. Lo que sí es importante es que nos queramos todo el tiempo con todos nuestros defectos, eso sí va a hacer que nos sintamos bien.

¿Nos estresa más la vida profesional o la personal?

Sí, sin duda. Son clasesYo creo que nos ponemos metas muy altas en ambas. En la parte laboral nos exigimos mucho, incluso más de lo que puedan exigirnos nuestros jefes, y en lo personal también. Queremos saber cocinar, educar a la perfección a los niños, hacer cursos, tener vida social, tener las uñas perfectas… No bajamos la guardia por autoexigencia. Está bien que nos exijamos si el grado de valoración es el mismo, es decir, que si consigo hacer algo que me ha costado tengo que valorarlo y no marcarme a los 10 min un nuevo propósito, hay que disfrutar de lo conseguido.donde nos movemos mucho y hacemos mucho ejercicio.

¿Cuándo es el momento de acudir a un psicólogo?

Ante la duda hay que consultar. Si es un buen profesional y ve que no necesitas ayuda, te lo va a decir. Sobre todo, hay que ir si ya se perciben las primeras sintomatologías, cuando te ves muy apático durante un periodo prolongado del tiempo.

¿Qué tipo de terapias utilizan más en las consultas de ‘Cuidándote’?

Nosotros hacemos sobre todo cognitivo conductual que consiste en partir de la conducta para cambiar las ideas y pensamientos que nos están haciendo daño. Existen múltiples terapias como la sistémica, que se centra más en los círculos familiares y de trabajo, el psicoanálisis… hay muchas.

¿Se consigue total confidencialidad en Grupo Policlínica en las sesiones de psicología?

Sí, hay total confidencialidad. Sólo podemos ver las historias los psicólogos y los psiquiatras sino puedes llegar a perder la titulación. 100% confidencial. Solo se puede saltar, y yo también aviso, si corre peligro la vida del paciente o de su entorno, por ejemplo, si hay ideas de suicidio muy probables en las que consideramos que se puede llevar a cabo.

¿Se está aprovechando por parte de los profesionales de Grupo Policlínica todo el potencial de ‘Cuidándote’?

Mi experiencia es muy positiva. La gente está aprovechando la oportunidad y hay continuidad en los tratamientos. Mis pacientes, que son solo mujeres, sí están acudiendo.

¿Por qué solo mujeres?

No lo sé, pero lo cierto es que las mujeres siempre estamos más abiertas a buscar ayuda emocional. A los hombres les suele costar más en general.