Savasana es una postura de descanso en la que nos tumbamos boca arriba, con los brazos y piernas extendidas, las manos a los lados con las palmas mirando hacia el techo y los ojos cerrados. Se trata de una asana o postura que busca alcanzar la relajación completa de los ‘yoguis’ y es momento cumbre de las sesiones.

Aunque aparentemente es una postura sencilla, lo cierto es que tiene cierta complejidad ya que se busca el descanso de la musculatura a nivel profundo y hay que tener conciencia de cómo se encuentra cada parte del cuerpo. La conexión con el presente y el estado de observación es fundamental para conseguir que el sistema nervioso se mantenga en calma y esté completamente relajado. Lo ideal es, además, mantenerse despierto y con la mente activa, pero no siempre es posible.  

BENEFICIOS DE LA POSTURA SAVASANA
 

Practicar yoga tiene muchos beneficios para la salud que van desde reducir el estrés y la ansiedad a mantener los niveles óptimos de la frecuencia cardiaca, mejorar la coordinación, ayudar a la digestión y facilitar la flexibilidad. Vamos a ver qué bondades concretas tiene la postura Savasana para nuestro bienestar físico y mental:

  • Trabaja a nivel profundo la calma mental para reducir el cortisol y la tristeza.
  • Reduce los dolores de cabeza y las migrañas.
  • Ayuda a controlar los ciclos del sueño.
  • Reduce la presión arterial.
  • Nos aporta herramientas para mantener la calma ante cualquier agente estresor.
  • Permite distinguir cada parte del cuerpo para tomar conciencia de aquellas en las que tenemos presión o dolor.

Ahora seguro que quieres intentar alcanzar todos estos beneficios, pero te recomendamos que lo hagas con asesoramiento para lograr el máximo rendimiento. En las clases de yoga de ‘Cuidándote’ aprenderás a realizar esta y otras muchas asanas.