Lo estudiamos en el colegio, luego nos apuntamos a clases y en el mejor de los casos nos vamos un tiempo a un país anglosajón. Todo ello para cumplir con el objetivo obligatorio de aprender inglés. Hay quien desde el principio utiliza el idioma en su día a día por razones de trabajo o por motivos personales pero también es muy común que estemos durante años sin practicar el idioma. ¿Vale aquello de ‘montar en bici no se olvida’ o realmente perdemos mucho de lo aprendido si no practicamos?

Tres psicólogos de la Universidad de Bristol, Inglaterra, quisieron comprobar si los idiomas aprendidos no maternos se olvidan por la falta de uso. Para ello, escogieron a personas que habían aprendido hindi o zulú porque los fonemas de estos idiomas son muy diferentes a los del inglés. Se llevaron una sorpresa cuando estas personas, aunque no recordaban el vocabulario, sí que sabían cómo se pronunciaban las palabras y podían hablarlo con facilidad y reaprenderlo sin mucho esfuerzo.

La conclusión es que los conocimientos no quedan intactos en nuestro cerebro y, por lo tanto, aunque es más sencillo su recuperación, lo cierto es que, si hemos estado tiempo sin practicarlos, tenemos que realizar un ejercicio intencionado por volver a manejarlo de la misma manera.

Las clases de inglés de ‘Cuidándote’, con sus diferentes niveles, nos van a permitir mantenernos al día con lo que ya sabemos del idioma y, además, seguir aprendiendo hasta convertirnos, si es nuestro objetivo, en bilingües.

Tres maneras maestras de refrescar lo aprendido en inglés

Como sentarnos a estudiar no resulta demasiado atractivo, vamos a ver otras formas para poner a trabajar nuestra memoria:

  • Leer en inglés es una manera muy eficaz de recuperar lo que se ha quedado dormido en el cerebro. Al leer, pronunciar y escucharte se activan zonas del cerebro que trabajan en afianzar los conocimientos.  
  • Es normal cierta inseguridad y que al principio cueste, pero hablar es una manera estupenda de trabajar el idioma ya que, además de practicar lo que sabes, aprendes de las otras personas con las que estás conversando.
  • Ver películas o series nos ponen en circunstancias y contextos que pueden ser más o menos habituales por lo que nos abre de manera exponencial la posibilidad de aprender vocabulario.

Recuerda que no importa cuándo lo dejaste, no importa que lleves diez años sin hablar o escuchar inglés. Las clases de inglés de ‘Cuidándote‘ te acompañanaen el proceso de recuperar y seguir mejorardo el idioma para siempre tengas actualizados tus conocimientos.