La ensalada como concepto se entiende que es un plato saludable pero, a veces, esa libertad para incluir “casi de todo” puede convertirlo en una bomba calórica. ¡Cuidado con echar todo lo que nos sobra de la nevera!


Se dice que para que una ensalada sea buena debe tener el mayor número de colores posibles

Hay alimentos que son muy dados a ponerse en las ensaladas y que realmente son ultraprocesados con escaso nivel nutricional y altos niveles de azúcar. A la mente vienen productos como los palitos de cangrejo, el jamón york, las gulas, el fiambre de pavo… Sabemos que se intenta buscar un poco de sabor y alegría a las ensaladas pero es que deja de ser un plato realmente interesante para nuestra alimentación.

Hay teorías que defienden que para que una ensalada sea buena debe tener el mayor número de colores posibles, pero claro, el rojo puede venir tanto del tomate como del beicon y la verdad, no es lo mismo…


LOS COLORES

El color más importante en una ensalada es el verde en todas sus tonalidades. El verde oscuro lo podemos conseguir añadiendo verduras como los canónigos, que además de ricos en vitaminas son buenos a nivel digestivo; la rúcula, que contiene mucho calcio; o las espinacas, con su ácido fólico y su aporte extra de energía. Si te va algo más novedoso puedes probar también el Kale que te aportará hierro y calcio. En verde claro te proponemos la clásica lechuga, que tiene un alto contenido en vitamina A; o el pepino que, aunque es una fruta, tiene gran aceptación en las ensaladas.

El color más importante en una ensalada es el verde en todas sus tonalidades

El tomate es por excelencia el protagonista rojo de las ensaladas. Pero también podemos incluir otros productos como el pimiento, la granada o las alubias rojas, las de denominación de origen Ibeas, por ejemplo, son fuente de fibra, hierro y proteínas vegetales.

También hay muchos productos que nos van a dar tonos amarillos y blancos. El pimiento amarillo y el queso fresco que aportará un contraste de sabores en tus ensaladas. También podemos añadir pollo a la plancha o el atún que cuentan con una tonalidad similar. La cebolla y el puerro son buenas alternativas en cuanto a verduras blancas pero te proponemos que pruebes a poner bacalao, un pescado que marida perfectamente en cualquier ensalada.

Por último, te invitamos a que añadas el color naranja con la utilización de alimentos como la zanahoria, el mango o la naranja.

Ante la duda lo mejor siempre es consultar al especialista en nutrición. Gracias al programa ‘Cuidándote’ lo tienes más fácil que nunca ya que las sesiones con tu nutricionista (ENLAZAR A SECCIÓN) pueden celebrarse presencialmente u online para que sea lo más cómodo posible. Que tu apretada agenda no condicione tu salud nutricional.

Algunas curiosidades de las ensaladas más populares las encontramos por ejemplo en la ensalada Walford que debe su nombre al célebre hotel de Nueva York y la Caprese que es  un símbolo gastronómico para los italianos porque sus colores son los de su bandera.