Tenemos claro que los ultraprocesados son nocivos para nuestra salud, pero ¿sabes que existen muchos alimentos que consideramos saludables y que en realidad no lo son?

La alimentación personalizada es la base de las sesiones de nutrición de ‘Cuidándote’. Cada uno tenemos unas necesidades puntuales atendiendo a nuestro organismo, a nuestra edad, a determinadas enfermedades autoinmunes… Por este motivo, resulta de gran utilidad poder acudir a un especialista que pueda orientarnos sobre la alimentación que es más adecuada para nuestro ritmo de vida. 

A continuación, ponemos el foco en cinco alimentos que no son tan sanos como nos los han pintado:

LONCHAS DE PAVO

Las lonchas de pavo. Su consumo, según la OMS, está relacionado con un aumento del riesgo a padecer algún tipo de cáncer colorrectal. Generalmente está producido con solo un 45% de carne de pavo y el resto de los ingredientes son agua, conservantes, aditivos, aromas y almidón. Si decides comprarlo debes fijarte en que contenga entre un 85% y un 100% de carne de pavo.

PALITOS DE CANGREJO

Los palitos de cangrejo. Lo cierto es que no tienen nada de cangrejo, sino que están producidos a partir de surimi, una pasta hecha en un 40% de sobras de pescados que se mezcla con azúcar, sorbitol, saborizantes, conservantes, harina… Un auténtico ‘manjar’. Siempre es preferible optar por alternativas más saludables como el atún o el pescado fresco.

FRUTOS SECOS

Aquí vamos a especificar un poco más, no es que todos los frutos secos sean malos, de hecho, son alimentos con muchas propiedades beneficiosas. El problema de este producto es que lo solemos comprar frito y con sal y lo adecuado es consumirlo crudo o al horno y sin sal añadida. Nos hemos habituado a abusar de la sal, pero igual que nos acostumbramos, podemos desacostumbrarnos e ir reduciéndola cada día un poco.

TORTITAS DE ARROZ

Optar por un par de tortitas de arroz para almorzar o merendar es muy común, es un snack saludable, saciante y rico, ¿verdad? Pues lo cierto es que no. Recientemente, tras diversos estudios, la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ha concluido que a pesar de que individualmente tengan pocas calorías, si lo extrapolamos a 100 gramos, como en la mayoría de los productos, las calorías se disparan hasta los 383kcal. Y las que tienen chocolate aún más.

PAN DE MOLDE

Además de la harina, el agua y la sal, que son los ingredientes con los que se cocina el pan tradicional, el de molde contiene azúcar, grasas, mantequilla y aceites… Productos que, consumidos juntos, no resultan muy saludables.

Recuerda que lo saludable no consiste en restringir y categorizar los alimentos como buenos y malos, sino en aprender qué necesita nuestro cuerpo y dárselo. Así, eliminaremos problemas gastrointestinales, estaremos más activos y, sobre todo, más felices.