Dice nuestra coach Alicia Gómez que el coaching “es un baile de autodescubrimiento del usuari@ y la función del coach es solo de acompañante”. Y luego nos habla del momento ¡ajá!, cuando el usuari@ de forma satisfactoria – y no sin sorpresa- se da cuenta de cuál es la razón de fondo que le atrajo a la sesión. Porque siempre hay una. Y este momento ¡ajá!, es muy habitual. Sabemos que hay algo que necesitamos, pero no somos capaces de darle forma clara.

Queremos vivir más plenamente y cumplir nuestros sueños

Básicamente, el coaching es un trabajo personal. No pensemos que nuestro coach nos va a mirar y nos va a decir: “yo te arreglo de la cabeza a los pies”. Y el planteamiento es sencillo: ¿debemos mejorar en distintos y posibles aspectos en nuestro desarrollo personal? Todos (el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra…) estamos necesitados de darle una vuelta a algún aspecto: nuestras relaciones con amigos, familia y compañer@s, en saber cuáles son nuestros objetivos, en empoderarnos y reforzarnos ganando en autoestima, en potenciar nuestra capacidad creativa, … En fin, hay tantas razones posibles como personas. Porque al final queremos vivir más plenamente y cumplir nuestros sueños (o al menos intentarlo… si es que los identificamos).


SATISFACCIÓN CON UNO MISMO

Lo que se propone en ‘Cuidándote’ no es coaching empresarial, entendido como técnicas enfocadas al equipo humano de una empresa para mejorar la motivación y la eficiencia en los resultados. No va por ahí. Es de índole personal, para aumentar la satisfacción contigo mism@.

Un coach experto te abrirá al maravilloso mundo de la inteligencia emocional.

¿Qué te parece si te planteamos cinco posibles motivos personales para probar con nuestra coach?

1.- Necesitas un coach si sientes que no entiendes tus emociones o te cuesta gestionarlas.

Las emociones son la brújula de nuestra vida: influyen en las decisiones que tomas y tu conducta diaria. A veces nos sentimos abrumados por ellas, o no las sabemos reconocer, o volvemos a cometer los mismos errores por no saber simplemente interpretar y gestionar nuestras emociones. Un coach experto te abrirá al maravilloso mundo de la inteligencia emocional para entenderte y guiarte.

2.- Necesitas un coach si quieres mejorar tus habilidades sociales y de comunicación

Una de las claves para vivir de forma más sana nuestras relaciones – cualquiera que sea- es comunicarnos con asertividad, o lo que es lo mismo: la habilidad que tenemos (tod@s) de expresar nuestros deseos de una manera amable, franca, abierta y adecuada. Es decir, el sancta sanctorum de una comunicación eficaz para conseguir tus propósitos personales.


AUTOESTIMA Y CONFIANZA

Un coach, a través de ejercicios y dinámicas (por cierto, mandan ‘deberes a casa’), así como potenciando nuestra autoestima y confianza, puede ayudarnos a encontrar vías prácticas de potenciar esa área tan importante en nuestra vida, tanto a nivel personal como profesional.

3.- Necesitas un coach si te cuesta tomar decisiones o resolver conflictos

Detrás de esta dificultad se encuentran muchas veces pensamientos limitantes, miedos irracionales como al fracaso o al rechazo… y, por supuesto, la falta de confianza en uno mismo, como la mayor barrera para tomar decisiones acertadas y no paralizarnos en el siguiente paso de nuestra vida. Podría tratarse de temas de diferente índole, desde problemas personales de pareja o familia hasta cuestiones laborales o si decides emprender un proyecto profesional.

4.- Necesitas un coach si no te valoras lo suficiente o no confías en ti

Los problemas de autoestima son uno de los aspectos más habituales: dificultades en la toma de decisiones, gestión emocional, falta de habilidades sociales, timidez, no saber mantener relaciones personales o profesionales de forma eficaz, entre otras cosas.

Si bien es cierto que una autoestima muy deficiente que nos impide desenvolvernos con normalidad en nuestra vida diaria debería tratarse por psicólogos, prácticamente todos sufrimos de alguna manera una falta de autovaloración personal.

Por ello, si sientes que a veces te hablas a ti mismo de forma negativa, te criticas demasiado o tu falta de amor propio te impide desarrollar tu potencial y alcanzar objetivos, el acudir a un coach, especialista en autoestima y gestión emocional puede ser muy positivo.

5.- Necesitas un coach si quieres autorrealizarte

No todo está bajo una barrera autolimitante. A veces, el coaching nos permite optimizar tus talentos, tu pasión, eso que se llama “tu elemento”, encontrar una actividad personal que encaje con tu personalidad y valores, en la que destaques y seas únic@. Un proceso nada sencillo pero apasionante. Un coach de carrera podría ayudarte a encontrar tu nuevo camino.