En psicología la rumiación mental es definida como la serie de ideas recurrentes, repetitivas, intrusivas e indeseadas que nos generan mal estar habitual y puede llegar a generar cuadros de ansiedad ante la incapacidad de poder cortar esos pensamientos invasivos.

“Si hay un problema sobre el que tenemos pensamientos obsesivos porque la solución depende de nosotros, es normal que le demos vueltas”

¿Cuántas veces recreamos situaciones que han ocurrido y nos imaginamos reaccionando de una manera mucho mejor a como fue en realidad? ¿Cuántas veces te has sorprendido pensando en situaciones que te generan miedo pero que no han ocurrido? ¿Cuántas veces has pensado en aquel tren que dejaste pasar y que tenías que haber cogido?… Cuando no somos capaces de racionalizar los sentimientos que nos generan esos pensamientos y continúan de manera cíclica necesitamos herramientas que nos ayudar a recuperarnos de esa fatiga mental e incluso física.

Minaya Benavente, psicóloga del programa ‘Cuidándote’ de Grupo Policlínica nos comenta que hay que diferenciar entre los pensamientos sobre temas en los que está en nuestra mano la solución y, por otro lado, aquellos que no dependen de nosotros. “Si hay un problema sobre el que tenemos pensamientos obsesivos porque la solución depende de nosotros, es normal que le demos vueltas, mi consejo es que nos agendemos un tiempo para buscar las soluciones. Pero cuando la solución no depende de uno mismo y esas rumiaciones solo nos hacen sufrir, hay que romper el pensamiento. Una de las formas que yo animo a hacer, aunque pueda parecer una tontería, es multiplicar o hacer sudokus, algo que nos mantenga activa la atención”.


TIPS PARA LA EVITAR LA RUMIACIÓN MENTAL

Si esta ‘rumiación mental’ nos provoca malestar, sin duda, hay que acudir a un especialista que nos proporcione herramientas para poder superarlas. Pero para aquellas ocasiones puntuales en las que nos vemos metidos en un círculo viciosos sobre un mismo tema hay trucos que pueden ayudarnos a controlar nuestros pensamientos:

  • Valora si hay algo que puedas hacer de manera positiva para solucionar el tema que te preocupa. Si se puede hacer hazlo, si no toma conciencia de ello.
  • Utiliza una palabra anclaje y dila en alto cada vez que te venga ese pensamiento.
  • Pon atención en lo que estás haciendo en ese momento concreto.
  • Memoriza este mantra: tú no eres tus pensamientos.
  • Cambia la actividad que estás realizando y ocúpate de algo que necesite de tu atención.
  • Realiza ejercicio físico. No hace falta que te apuntes con crossfit, una larga caminata o algo de cardio sirve también.

Cada vez se habla más de la medicina personalizada y en el caso de la salud mental esto cobra una especial relevancia. Cada persona debe tener la oportunidad de tener una evaluación de su estado para poder recibir las pautas necesarias para superar esas barreras que le condicionan. ‘Cuidándote’ te ofrece los mejores profesionales para poder ayudarte. Concédetela oportunidad de estar bien y no dudes en buscar tu mejor versión. 😉