Aprender a bailar es una de las asignaturas pendientes más habituales en esa lista imaginaria de propósitos vitales que todos tenemos, ¿verdad? Y, por una cosa o por otra, nunca encontramos el momento para que nuestro cuerpo se deje llevar por la música y ¡que el ritmo no pare! Aunque, en la mayoría de los casos, lo que nos suele frenar es la poca confianza en nosotros mismos a la hora de coordinar nuestros pasos. Es decir, la timidez. 

Pues ha llegado la hora de sacarnos esa espinita, porque una de las actividades programadas dentro de Cuidándote es el baile. Y para ir a desmontar mitos y superar ese miedo escénico hemos hablado con Yaima Arias, toda una profesional de la danza y directora de la academia de baile Ibiza Dance Academy, donde se llevan a cabo las clases.

Sigue leyendo y encontrarás poderosas razones para no dejar pasar esta oportunidad.   


¿Qué se van a encontrar los trabajadores de Grupo Policlínica en vuestras clases?

Felicidad, ante todo. Como cuando sales con un grupo de amig@s a pasar un buen rato y nunca quieres que acabe ese momento… En este caso será un grupo de compañer@s que compartirán momentos de complicidad, risas y concentración, en un mundo nuevo para todos que es la danza.

Y las risas y los buenos momentos sacan una mejor versión de ti mismo y te ayudan a conectar de una manera especial con todo aquel que te rodea.

Me parece una idea brillante que un grupo de trabajadores salga de su contexto de trabajo y pasen fuera de su entorno habitual un rato de calidad y buena energía juntos. Por supuesto esto aportará beneficios muy positivos en su trabajo habitual.

¿Habrá variedad de estilos o alguno en concreto?

En nuestro centro tenemos la suerte de contar con un gran equipo de profesionales activos, por lo tanto, nuestros alumn@s se benefician de ello. A los alumn@s de Grupo Policlínica les ofrecemos en sus clases diferentes estilos de baile dirigidos por distintos profesores, por eso sus clases serán aún más motivadoras y experimentales. Tendrán lo que todo alumn@ desea: variedad de estilos y versatilidad a la hora de moverse.

¿Algún consejo para vencer ese miedo que a veces nos frena a aprender a bailar?

Bajo mi punto de vista, todos deberíamos de ser más atrevidos a la hora de experimentar nuevas sensaciones en general en la vida. El miedo a lo desconocido muchas veces nos impide llevar a cabo muchas cosas con las que soñamos. Mi consejo, lánzate y rompe barreras, experimenta, vive y jamás te limites. En este caso concreto del baile, nunca es tarde para sentir y descubrir nuevas sensaciones.

Siempre que alguien viene a preguntar a mi escuela por clases, pero dice que no se atreve, no dejo que se marche sin probar una clase y vivir la experiencia. Todos agradecen el que les hayamos ayudado a dar ese paso y salen felices y sorprendidos de lo vivido en ese momento. Así que, por vergüenza, ¡nunca te frenes!

¿Ropa más adecuada para asistir a las clases de Ibiza Dance Academy?

Por lo general leggins o chándal, camiseta y zapatillas deportivas, aunque puede variar según el estilo que vayas a bailar, claro.

¿En cuánto tiempo se puede ‘aprender’ a defenderse en la pista?

Desde que recibes tu primera clase ya adquieres pasos para usar en la pista. Las clases están llenas de pasos y movimientos, desde el calentamiento hasta la coreografía que se trabaja. Por lo tanto, nuestra mente y cuerpo en cada clase se va enriqueciendo de movimientos y a la vez vamos creando un diccionario de pasos en nuestra cabeza.

Unas pocas palabras le bastan a Yaima para contagiarnos su pasión por la danza. Insiste en que los trabajadores de Policlínica van a poder experimentar nuevas sensaciones y emociones: “En nuestras clases no solo hacemos bailar y moverse al alumno. Nuestras clases están pensadas para que el alumn@ encuentre un momento de desconexión de todas las tareas y responsabilidades que pueda tener”, concluye.

Para Yaima Arias, “el baile es una maravillosa terapia de felicidad que todos deberíamos regalarnos”. Y aquello de que la vida es aún más bonita bailando, “no es solo una frase, los hechos hablan por sí solos, con buena música, alegría y baile rodeados de personas con nuestras mismas ganas la felicidad está garantizada”, asegura.