Es irónico el pensar que la mayoría de los dolores musculares que sentimos en nuestro cuerpo son infringidos por nosotros mismos y que son evitables. Las malas posturas en el trabajo o el estudio no es lo único que nos genera esos dolores que nos hacen tener que acudir a nuestro servicio de fisioterapeuta de ‘Cuidándote’.

SITUACIONES EN LAS QUE NOS LESIONAMOS SIN DARNOS CUENTA

  • A veces no necesitamos hacer un esfuerzo para lesionarnos ya que cuando el cuerpo está en tensión cualquier movimiento puede provocar una lesión en los músculos.
  • Los viajes son circunstancias que nos provocan importantes molestias muculares. El coche, el tren, el autobús o el avión nos mantienen durante mucho tiempo en la misma postura. Además, generan vibraciones que nuestro cuerpo va recibiendo y que a la larga provoca molestias que necesitan ser tratadas.
  • Las lesiones y los dolores a menudo son provocadas por cualquier sobreesfuerzo o sobrecarga muscular. Si diariamente movemos cargas pesadas, lo más probable es que los días posteriores nos encontremos con molestias en la zona lumbar, roturas musculares, hematomas y heridas, por no hablar de lesiones mayores. El movimiento de agacharnos para coger algo del suelo, por pequeña y poco pesada que sea, puede lesionarnos también. El truco se encuentra en aprender a hacer una sentadilla. No se dobe doblar la espalda, se tienen que posicionar bien los pies en el suelo y doblar las rodillas.
  • Las lesiones por forzar el cuerpo cuando no nos encontramos bien son también muy comunes. Tenemos que escucharnos y si no nos encontramos bien debemos reducir el ritmo y, si somos deportistas, adaptar los ejercicios para evitar sobrecargar la zona afectada.

Independientemente de realizar trabajos que demanden mucha actividad física o no, debemos procurar tener una buena forma, esto no significa tener una talla determinada, sino trabajar nuestra forma muscular y no dejar que el cuerpo se resista. Recuerda acudir a las sesiones de fisioterapia y osteopatía te ayudarán a prevenir lesiones.