El 14 de marzo de 2020 nos dijeron que nos teníamos que quedar en casa y salir solo para lo imprescindible. Los niños dejaron de ir al colegio y solo aquellos dedicados a actividades esenciales podían acudir a sus puestos de trabajo. Una pandemia de la que en aquel momento se conocía muy poco cambió el orden mundial.

Las restricciones por la COVID-19 son según la OMS la causa de la fatiga pandémica

Durante estos dos años conviviendo con la COVID-19 las indicaciones han cambiado atendiendo al desarrollo y el conocimiento de este virus. Todos hemos tenido que adaptarnos a las limitaciones que han condicionado nuestra vida. Pero el personal de los centros sanitarios no permaneció detrás de las ventanas viendo los días pasar. Desde el primer momento acudió a sus puestos con una carga de trabajo mayor y con una enorme incertidumbre por no saber qué podía pasar si se contagiaban. No hace falta entrar en detalles de cómo fueron esos días, ni de cómo ha sido el resto del tiempo para entender el agotamiento mental que arrastra la población en general y la comunidad sanitaria en particular. Tanto es así que se ha popularizado el término fatiga pandémica.


ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD

La Organización Mundial de la Salud define la fatiga pandémica como el cansancio derivado del agotamiento que están creando las medidas prolongadas y restricciones generadas por la COVID-19. Los síntomas son agotamiento, insomnio, estrés, irritabilidad, tristeza, pérdida de motivación, dificultad para concentrarse, agobio para cumplir las rutinas que implican la pandemia, desesperanza y ansiedad.

Un 43% de los trabajadores de primera línea han presentado durante este tiempo niveles significativos de ansiedad

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus,hizo en 2021 un llamamiento para poner de relieve la importancia de atender el bienestar de los trabajadores y trabajadoras sanitarios para reducir su estrés y apoyar la salud mental.

Es evidente que la pandemia ha impuesto exigencias extraordinarias al personal sanitario. Como consecuencia de ello, los estudios reflejan que un 43% de los trabajadores de primera línea han presentado niveles significativos de ansiedad durante este tiempo.


CUIDÁNDOTE

La plantilla de Grupo Policlínica ha vivido en primera persona toda esta realidad. Por eso el doctor Vilás ha querido desarrollar el proyecto ‘Cuidándote’, una iniciativa con actividades y servicios pensados para que todos los trabajadores puedan mejorar su calidad de vida. Formaciones, consultas para cuidar cuerpo y mente y el servicio de guardería de Eivikids componen un programa dinámico para que todos puedan aportar ideas y adaptar estas oportunidades a sus necesidades reales. Para aquellos que se encuentran batallando con las consecuencias de la fatiga pandémica o con cualquier otro tipo de malestar tenemos el servicio de psicología (enlazar sección), un espacio confidencial y preparado para trabajar en la recuperación de nuestra salud mental. No te lo pienses dos veces, si necesitas ayuda ‘Cuidándote’ sabe cómo hacerlo. 😉