La resiliencia es la capacidad para adaptarse, sobreponerse y recuperarse de situaciones adversas o crisis. Implica la habilidad de mantener una actitud positiva, aprender de las experiencias difíciles y utilizar esas lecciones para fortalecerse. La persona resiliente no solo supera los desafíos, sino que también emerge de ellos con un mayor nivel de fortaleza, crecimiento personal y capacidad para afrontar futuros obstáculos.

¿Quién no querría poseer este superpoder que implica “ser resiliente”? Aunque parezca inalcanzable, es una capacidad que se puede trabajar y potenciar con esfuerzo y actitud. El coaching nos ayuda a fortalecer nuestra estabilidad mental y a desarrollar habilidades como la resiliencia para alcanzar un mayor bienestar y serenidad.

Existen elementos definitorios en la resiliencia, tales como la conciencia de nuestras propias emociones, el desafío personal para enfrentar los obstáculos de la vida con una actitud positiva, la presencia de una red de apoyo a la cual recurrir en momentos adversos, y la capacidad de trabajar en la adaptabilidad al cambio.

¿CÓMO PUEDE AYUDARNOS EL COACHING A TRABAJAR LA RESILIENCIA?

Alicia Gómez, nuestra coach en ‘Cuidándote’, destaca el revelador momento ‘ajá’, ese instante en el que el coachee despierta y se hacen evidentes patrones que antes no se estaban utilizando. Esto se traduce en una mayor creatividad, empoderamiento y una mejor relación con los demás. A continuación, exploraremos cómo se trabaja para alcanzar ese instante ‘ajá’ en beneficio de la resiliencia.

  • Establecimiento de metas resilientes: El coach nos asiste en la formulación de metas realistas, permitiéndonos anticipar los desafíos de manera estructurada y gradual.
  • Desarrollo de habilidades de afrontamiento: El coaching nos proporciona técnicas para gestionar el estrés, enfrentar la incertidumbre y mantener la calma en momentos difíciles.
  • • Autoconfianza: Construir una autoestima sólida es fundamental para la resiliencia. El coaching puede ayudarte a reconocer y potenciar tus fortalezas, generando así una mayor confianza en tu capacidad para superar obstáculos.
  •  Cambio de perspectiva: Un coach puede ayudar a proporcionar una nueva visión sobre un conflicto, permitiendo al coachee reconocer las oportunidades que se encuentran en esa adversidad.

Si buscas una guía para potenciar la resiliencia, confía en nuestra coach de ‘Cuidándote’ para iniciar este camino que te brindará un nuevo significado al concepto de bienestar. Solicita tu cita online o presencial.