De un tiempo a esta parte seguro que has escuchado muchas cosas sobre los superalimentos. Como si estuviéramos en un universo de superhéroes y superpoderes, pero trasladado a la alimentación, son básicamente alimentos con un alto valor nutricional en comparación con el resto. Para entendernos, aquellos ricos en antioxidantes, grasas saludables o vitaminas que nos aportan todos los nutrientes necesarios en un solo bocado.

Si bien en esta categoría ‘súper’ predominan hoy día nombres un tanto exóticos como la quinoa, el kale, la espelta o la chia vamos a identificar algunos superalimentos que tenemos mucho más cerca de lo que jamás habíamos imaginado o, más bien, con los que llevamos conviviendo mucho tiempo antes de este boom y no lo sabíamos.


EL ORO LÍQUIDO

Vamos a empezar por el aceite de oliva. El ‘oro líquido’ de nuestra dieta mediterránea que, consumido de forma habitual, pero moderada, es capaz de ayudar a cuidar nuestro corazón y nuestro hígado, gracias a su capacidad antiinflamatoria y frente al deterioro cognitivo, la diabetes tipo II o el colesterol. Todo ello por su enorme contenido en antioxidantes y grasas saludables. ¡Toma ya!   

Seguimos por las reinas de la proteína vegetal, las legumbres. Lentejas, judías, garbanzos y habas concentran tal cantidad de hierro, magnesio, zinc, fósforo o potasio que merecen un lugar privilegiado en nuestro menú semanal. Alto contenido en fibra, no aportan colesterol y con la etiqueta ‘made in Spain’ podemos encontrar una gran variedad y calidad a un precio muy económico, ¿qué más se puede pedir? 

Vamos a por una fruta, pero que también puede contribuir a enriquecer ensaladas y salsas: la granada. Ideal frente al envejecimiento debido a sus propiedades antioxidantes, la granada contiene vitaminas A, E, C y B5 y su capacidad antiinflamatoria le viene de perlas a nuestro corazón.  

Identificar estos superalimentos es importante para hacer una combinación adecuada

En el apartado de frutos secos tenemos la almendra. Eso sí, al natural, porque sus beneficios y propiedades son muchos. Sobre todo, para nuestros huesos y sistema inmunitario debido a sus proteínas y minerales y alto contenido en fósforo, fibra y vitamina E, entre otros. Además, una de sus grandes cualidades es que ayuda a estimular la memoria y la concentración.


ANTIBIÓTICO NATURAL

Por último, ¿sabías que el ajo es un excelente antibiótico natural? Rico en vitaminas A, B y C, contribuye positivamente a desintoxicar nuestro organismo además de a cuidar nuestra piel, por su alto porcentaje de antioxidantes. El ajo es a su vez un gran aliado en la prevención de enfermedades como el Alzheimer y la reducción de los niveles de colesterol.

Vamos a ayudarte a mejorar tu salud nutricional

Como ves, a menudo la falta de información nos impide aprovechar todas las oportunidades que tenemos a mano para adoptar hábitos más saludables en nuestra dieta. Además de identificar estos superalimentos es importarte hacer una combinación adecuada de los mismos, a lo que sin duda nos puede ayudar nuestra nutricionista Sonia Torres en las consultas que puedes pedir a través de Cuidándote.

Ya te hemos avisado que vamos a poner toda la carne en el asador para ayudarte a mejorar tu salud nutricional 😉.