RUBÉN GARCÍA. PROFESOR DE PILATES

Rubén García es profesor de pilates y de funcional cardio en el proyecto Cuidándote. Hoy hemos querido conocer un poco más sobre el pilates y lo que aporta a nuestros trabajadores. Vemos más chicas que chicos en las clases y eso nos ha llamado la atención, Rubén nos va a aclarar muchos conceptos sobre el pilates que quizá muchos desconocemos. Nos acercamos a él y lo primero que nos dice es: “El pilates no es moco de pavo”.


¿A qué te refieres con “El pilates no es moco de pavo”?

Normalmente asociamos el pilates con inhalar, exhalar, estirar, inhalar y exhalar. Y, sí, podemos trabajar con la respiración, pero no es la única herramienta que tenemos, como tampoco lo son los estiramientos.

En pilates se trabaja la conciencia corporal, la resistencia, la movilidad, la fuerza, se puede trabajar prácticamente todo el cuerpo. Lo único que me atrevería a decir que le falta es cardio, y por eso, ofrecemos la clase de Funcional cardio, ya que es el complemento perfecto.

¿Podemos decir que una persona que haga habitualmente pilates y funcional cardio tiene sus dosis de deporte cubiertas?

Totalmente. Son el complemento ideal, está muy bien hacer cardio, pero si no tienes conciencia corporal pueden aparecer problemas. Te pongo el ejemplo del running. Hay gente que no tiene la técnica más adecuada para ese ejercicio y usa la lumbar para correr y acaba lesionado. Si se complementa con el pilates, eso no pasa. Hay profesionales súper deportistas de El Circo del Sol que hace pilates para sacar más partido a sus ejercicios.

Hay distintos niveles según el estado físico. ¿Cómo se organiza esto en las clases?

Poniendo progresiones o regresiones. Por ejemplo, si me viene una persona sedentaria con sobrepeso que se organiza mal, le pongo a hacer media plancha para que la carga de sus brazos no sea muy alta. Si eres una persona más en forma, hacemos una plancha completa. Si estás muy fuerte te puedo poner retos como la plancha aún más abierta, los brazos más separados, quitar una mano, quitar la otra… Podemos trabajar con o sin bandas elásticas… Se puede trabajar a todos los niveles.

¿El pilates no está solamente indicado para personas que tengan alguna molestia o dolor?

Lo bueno del pilates es que se adapta a todo el mundo. Puedes empezar tanto si estás en forma como si no. Buscamos un equilibrio.

Veo pocos chicos de Grupo Policlínica en la clase de pilates… ¿Qué les dirías a los hombres?

Les diría que vengan si quieren dar un paso adelante en su preparación física tanto si compiten, porque esto es un taller de competición, como si no hacen deporte, porque es perfecto para iniciarse.

Si ya son deportistas aprenderán a maximizar sus beneficios y minimizar sus posibilidades de lesiones. Por ejemplo, a los hombres que juegan a tenis o a pádel el pilates les ayudará a mejorar su técnica y a evitar lesiones.

Yo les prepararé sus estructuras para que rindan más en su deporte habitual. Fortalecer, liberar movimiento de alguna zona… Yo soy chico, y sé lo que aporta el pilates. Que no sean cobardes y se atrevan a dar un paso adelante, al menos un día para probarlo.

Pilates y yoga, hay confusión. Mucha gente no sabe la diferencia. ¿Nos la puedes explicar?

Yo siempre digo lo mismo, tenemos un cuerpo y hay dos millones de disciplinas. Las posturas es verdad que se parecen, pero normalmente en yoga se mantienen durante más tiempo y en pilates trabajamos más con movimiento. El yoga es más una filosofía de vida. En pilates puedes trabajar un punto concreto cuando quieres ganar flexibilidad o fuerza de una zona concreta. ¡Recomiendo probar las dos!