En los últimos años, el aguacate se ha convertido en una de las frutas con mayor demanda. Un producto ‘trendy’ que encontramos en tostadas, ensaladas, cremas y en muchos otros tipos de plato. Una enorme popularidad que se explica por la cantidad de beneficios que se atribuyen a este codiciado alimento.

El aguacate es una buena opción si queremos ampliar y mejorar la variedad de fruta en nuestra alimentación. En el servicio de nutrición de ‘Cuidándote’ podran ofrecerte decenas de combinaciones para combinarlo con el resto de tu dieta.

Pero sobre esta fruta, que hasta hace poco no conocíamos casi nada, se han establecido ya varios mitos. Y es que, si bien las beneficiosas propiedades nutritivas del aguacate son incuestionables, lo cierto es que no siempre es fácil saber si lo que se dice sobre esta popular fruta es verdad o mentira. Así que vamos a dejar claro qué es cierto y qué no sobre el aguacate.

VERDADES Y MENTIRAS DEL AGUACATE

  • ¿El aguacate engorda? Nada más lejos de la realidad. Aunque es cierto que es una fruta con un alto contenido calórico (entre 130 y 160 calorías por cada 100 gramos), lo cierto es que está compuesto por las llamadas “grasas buenas” (monoinsaturadas), y otros componentes beneficiosos para nuestro cuerpo, como los ácidos oleicos. Además, el aguacate sacia nuestro apetito rápidamente y tiene una digestión lenta, por lo que el metabolismo tarda más en procesarlo y, por tanto, en pedirnos más comida. Pero, en cualquier caso, es un alimento graso, de manera que hay que consumirlo con moderación. No hay que tomar un aguacate al día, otro mito, y lo más recomendable es utilizarlo como un complemento dentro de otras recetas.
  • ¿Se puede meter en el frigorífico? Por supuesto. El aguacate es una fruta que puede conservarse a temperatura ambiente o en la nevera. Si los guardamos en frío, maduran muy lentamente, mientras que si los dejamos a temperatura ambiente este proceso es más rápido. Y no, no es necesario envolverlo en papel de periódico para que madure; eso también es un mito. Además, es una fruta que, como otras, se puede congelar sin ningún problema. Si decidimos hacerlo, lo mejor es pelarlos, cortarlos por la mitad, quitar el hueso y añadir un poco de jugo de limón para evitar que se oxiden. Y listo. Igual que cuando lo guardamos en la nevera, el aguacate no pierde ningún nutriente ni calidad por permanecer en el congelador.
  • ¿Solo se usa en ensaladas? ¡Claro que no! El aguacate es una fruta de lo más versátil que podemos incluir en nuestro desayuno, ya te hemos mencionado las tostadas, la comida o la cena. Es un alimento con mucho potencial que podemos ver en platos dulces y salados e, incluso, en smoothies. Además, puede ser un buen sustituto de la nata o la mantequilla. Y también puede salir de la cocina, ya que cada vez es más común encontrar mascarillas faciales de aguacate.

LOS GRANDES BENEFICIOS DEL AGUACATE

  • Más allá de los mitos, la realidad es que el aguacate es una fruta muy recomendable. En primer lugar, por su alto contenido en potasio, donde supera al plátano. Un aguacate puede contener hasta 485mg de potasio frente a los 370mg de un plátano.
  • Asimismo, cuenta con un alto contenido en vitamina E y Omega 3, esenciales para evitar el desgaste prematuro del cerebro. La vitamina E también ayuda a cuidar el corazón y, en el apartado estético, aporta hidratación y luminosidad a nuestra piel.
  • Por otro lado, el alto contenido en vitamina B ayuda a mantener nuestro pelo hidratado y reducir su caída, así como a reparar el cuero cabelludo.
  • El aguacate también nos aporta vitamina K, la cual juega un papel clave en el tratamiento de la osteoporosis al contribuir a mantener unos huesos sanos.
  • Y, por último, su digestión lenta y su alto contenido en fibra contribuyen a mantener un sistema digestivo saludable y puntual.

Si te has decidido a probar el aguacate y quieres saber cómo combinarlo con el resto de tu alimentación, no dudes en consultar a nuestra nutricionista, quien te dará las claves para que lo introduzcas en tus platos de la manera más saludable.