Camiseta de propaganda y pantalones de chándal de algodón. ¿Quién no ha ido así al gimnasio alguna vez? La moda hace mucho que marca tendencias en el mundo del deporte, pero lo cierto, es que ir con la ropa adecuada no es una cuestión de ‘lo que se lleva o no’ sino de comodidad e incluso, a veces, de salud.

Los ciclistas son un buen ejemplo para analizar cómo la ropa es un buen aliado para lograr el máximo de rendimiento a la hora de hacer ejercicio. Visto desde fuera, las mallas y el maillot quizás nos sean las prendas más favorecedoras para todos los cuerpos, no nos engañemos. Sin embargo, sí es la ropa más apropiada para conseguir los mejores resultados y para que moleste lo menos posible durante el trayecto en bici.

Cuando realizamos ejercicios de cardio, la rapidez y el impacto de los movimientos pueden provocar que la ropa se descoloque, que nos haga rozaduras e incluso que nos entorpezca para hacer determinados ejercicios. Por eso, es importante que escojamos bien lo que nos vamos a poner en nuestras clases de ‘Cuidándote’ de funcional cardio, beach fitness y baile.

Vamos a ver algunos consejos para elegir la ropa ‘perfecta’ para hacer deportes cardiovasculares:

  • Lo primero que hay que hacer es ver qué deporte vamos a realizar para ver si hay alguna ropa específica para ello, como en el caso del ciclismo.
  • La talla. No siempre la ropa tiene que ir ajustada como si fuera nuestra segunda piel. Lo más importante es que sean tejidos elásticos que nos den libertad de movimiento.
  • Es determinante ver si el ejercicio se realiza al aire libre o indoor y la época del año en la que nos encontramos. Independientemente de esto, siempre vamos a elegir telas transpirables. Se entiende que los ejercicios de cardio nos van a hacer sudar, por eso es importante que la ropa sea transpirable y que facilite el secado para evitar que nos enfriemos. En este sentido, descartamos el algodón y nos decantamos por prendas de poliéster o nailon.
  • Las capas. Sobre todo, en los meses de frío es mejor ir quitándonos capas para adaptarnos poco a poco a la temperatura que el cuerpo va adquiriendo.
  • Las mallas siempre son aliados a la hora de hacer deporte porque al estar pegadas al cuerpo no interfieren en los ejercicios.
  • Es recomendable utilizar camiseta que nos cubra bien todo el tronco evitar enfriamientos en la zona lumbar.

No hay que volverse locos y, por supuesto, no sirve como excusa no tener la ropa adecuada para dejar de hacer deporte porque, aunque es importante, la actitud lo es mucho más.