Todos los días comemos, nos cepillamos los dientes, nos vestimos, trabajamos y hacemos un sinfín de actividades sin plantearnos la posibilidad de no hacerlo. Así es como deberíamos concebir la rutina de realizar ejercicio físico, convertirlo en algo no prescindible del día. Nuestro yo del futuro nos dará las gracias por cada uno de esos ratitos moviendo el cuerpo.


PROPUESTAS PARA MEJORAR NUESTRA FORMA FÍSICA

Es cierto que las obligaciones diarias a veces nos obligan a hacer la cuadratura del círculo para sacar un hueco para el deporte, pero si es nuestra empresa la que nos da todas las facilidades ya no tenemos excusa para evadir esa responsabilidad que tenemos con nuestro cuerpo.

La OMS recoge los beneficios que aporta la actividad física regular

Dentro del programa “Cuidándote” el ejercicio se entiende como una prioridad por los importantes beneficios que nos aporta a corto y a largo plazo. Además de ser la excusa perfecta para compartir con l@s compañer@s una actividad diferente al café de media mañana y las conversaciones de trabajo.  Funcional cardio, pilates, baile, taichí y yoga son las propuestas de ‘Cuidándote’ para mejorar nuestra forma física.


FUNCIONAL CARDIO, UNA BUENA ELECCIÓN

Si queremos activarnos y poner en funcionamiento los músculos del cuerpo, el Funcional Cardio es la mejor elección. Aunque es la actividad más intensa de las propuestas de ‘Cuidándote’ lo cierto es que está indicado para todo el mundo, independientemente del nivel deportivo que se tenga.

Muchos son los beneficios que aportan los ejercicios de cardio, entre ellos cabe destacar que ayudan a liberar tensiones, queman calorías, fortalecen los músculos, mejoran la flexibilidad y tonifican el cuerpo.

La Organización Mundial de la Salud recoge los beneficios indiscutibles que aporta la actividad física regular, entre ellos destacan: la mejora del estado muscular y cardiorrespiratorio, la salud ósea y funcional, el control del peso, la reducción de la posibilidad de sufrir enfermedades como la hipertensión, cardiopatías o diabetes… Pero es que, además, un cuerpo activo genera de manera natural oxitocina, la hormona de la felicidad. ¡Todo son ventajas!

Importante establecer objetivos alcanzables, ser constantes y calentar siempre antes del ejercicio

Ahora que estamos convencidos y motivamos para incluir el deporte en nuestra rutina diaria, vamos a ver unos aspectos importantes a tener en cuenta para comenzar con buen pie:

1.- Constancia. Se acabó aquello de apuntarse al gimnasio para ir dos veces y no volver a parecer en meses. La motivación no puede venir determinada por el calendario: porque comience el año, ni porque sea nuestro cumpleaños, ni porque se acabe el verano. El planteamiento tiene que ser un compromiso a largo plazo.

2.- Trabaja la fuerza. Cuando en nuestra cabeza se nos activa el chip del deporte lo primero que pensamos en salir a correr o en deportes aeróbicos, pero es muy importante trabajar la fuerza para que nuestro cuerpo también responda a los retos del día a día. Estar y sentirnos más fuertes nos permitirá hacer cosas por nosotros mismos para las que antes necesitábamos ayuda tales como cargar con la compra o mover muebles… No hay nada más motivador que ver que la maleta no te gana la batalla al intentar colocarla en el maletero superior del avión.

3.- Objetivos. Si tenemos claro qué queremos conseguir será más fácil que seamos constantes ¿Cuál es mi objetivo? Bajar peso, estar más fuerte, ser más ágil, tener mayor flexibilidad, verme mejor… Eso sí, crea objetivos alcanzables para que no te desmotives. Si no has hecho nunca trabajo de fuerza y te propones levantar en un mes 100 kilos probablemente no lo consigas y, además, con bastante probabilidad termines con una buena lesión.

4.- Calentamiento y estiramientos. Puede que sintamos que estamos perdiendo el tiempo al realizar el calentamiento previo y los estiramientos finales, pero esto es un gran error.  Necesitamos calentar para preparar al cuerpo para el trabajo que vamos a realizar y evitar lesionarnos con un movimiento para el que nuestros músculos no están preparados. Los estiramientos finales ayudan a su recuperación y, además, minimizan la aparición de agujetas.

5.- Innova. No te cierres a nuevas disciplinas porque puedes llevarte una grata sorpresa al descubrir que hay otros deportes más allá de la running y el tradicional aerobic. El funcional cardio y el taichi quizás no son las primeras opciones que barajes cuando pienses en hacer ejercicio, sin embargo, cada vez cuentan con más seguidores que se convierten en incondicionales.